Situada muy cerca del Castillo de Weimar, es famosa principalmente por su sala Rococó, paradigma del interés creciente por la literatura y las ideas ilustradas en la Alemania de finales del siglo XVIII, y por ello declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su construcción fue impulsada por la Duquesa Anna Amalia, y se convirtió desde entonces en uno de los principales focos literarios de centroeuropa. Las vidas de Goethe y Schiller están estrechamente unidas a esta ciudad, y esta biblioteca. Ambos amigos y contemporáneos de Anna Amalia vivieron y editaron aquí muchas de sus obras, lo que contribuyó al desarrollo del movimiento artístico llamado Clasicismo de Weimar.

La Sala Rococó es el principal atractivo turístico de la ciudad, por lo que se aconseja reservar la entrada con antelación si quiere visitarse, ya que es probable que si queremos comprarla el mismo día no queden plazas. La sala destaca no sólo por su decoración, cuyo estilo da nombre a la sala, sino también por su diseño y revolucionaria organización, que permite una mayor entrada de luz en un espacio repleto de libros que supuso además una nueva ordenación de los volúmenes.

Conserva aproximadamente un millón de libros entre los que destaca una versión de la Biblia de Martín Lutero del siglo XVI, así como una colección de documentos personales de Alexander von Humboldt o una de las mayores colecciones de volúmenes de Shakespeare. En 2004 sufrió un grave incendio que afectó principalmente a la parte superior del edificio. Aunque la Sala Rococó no sufrió grandes daños, se perdió una importante cantidad de sus fondos históricos, de los que 12.500 se consideran irreemplazables, además una máscara mortuoria de Friedrich Schiller, así como una treintena de pinturas al óleo. En octubre de 2007, la biblioteca abrió de nuevo sus puertas ya completamente restaurada.

La figura de la Duquesa Anna Amalia es sin lugar a dudas una de las principales defensoras de la cultura escrita y el teatro de la historia de Sajonia. Impulsora de las artes fue mecenas de Schiller y Goethe que estrenaron también algunas de sus obras en el teatro de la ciudad. Incluso hay quien habla de un amor imposible entre Goethe y la duquesa.

Anna Amalia, proveniente de la aristocrática familia de Brunswick-Wolfenbüttel, se convirtió en Duquesa de Sajonia-Weimar-Eisenach tras contraer matrimonio con el Duque Ernesto Augusto II en 1756. Dos años después, éste murió y se convirtió en duquesa regente de su hijo Carlos Augusto. Cuándo este subió al poder ella se trasladó a un palacio más modesto, el Wittumpalais, en frente del Teatro, desde donde seguía acudiendo a la biblioteca frecuentemente.

Consejo: Como dije antes es importante efectuar una reserva antes de llegar, la que nos podemos encontrar con que no podamos entrar. Las visitas están planificadas a horas concretas, pero no son guiadas. El precio incluye un audioguía en inglés o alemán, pero no en castellano. La biblioteca cuenta con una pequeña sala de exposiciones de visita gratuita donde se exhiben algunos de los ejemplares de la biblioteca. Cierra los lunes. 😀

Contacto: Plaz der Demokratie, 1 (99423) Weimar

Tfn: +49 36 43 545 400

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s